crest white

Hemos vuelto a la tierra para dejarnos sorprender por cada cepa, cada racimo, cada grano de uva; para encontrarnos con nosotros mismos y con nuestra particular manera de entender el oficio de elaborar grandes vinos.


Bodega Otazu se asienta sobre una finca de 110,12 hectáreas formada por una rica diversidad de suelos. Debido a la descomposición de las margas por una parte y las tierras de aluvión por otra, se han llegado a determinar hasta catorce tipos de suelos diferentes entren los que destacan:

Todo ello constituye un lugar idóneo para el cultivo de la vid, donde la selección de la mejor materia prima permite dar a cada uno de nuestros vinos una personalidad con rasgos similares, pero de marcada diferencia entre ellos.

La presencia de suelos con muy buena permeabilidad y exentos de salinidad, además de la presencia de una cubierta vegetal que reduce, de forma natural, la producción de uva y ayuda a controlar el exceso de vigor en años más húmedos, hacen del terroir de Otazu un sitio excepcional para el cultivo de la vid.